Packaging aceites AVOE: Envases para una colección

Cierre los ojos e imagínese que está delante del tocador de una dama presumida y coqueta, con todos esos bellos frascos de perfumería que impregnan el ambiente de glamour, preciosas botellas con todo tipo de formas, con sus elegantes y sugerentes etiquetas y moldes. Ahora abra los ojos y descubra que en realidad lo que tiene delante es la encimera, la isla de la cocina de un sibarita o de un explorador gastronómico (como los llaman ahora). Sí, la genialidad creativa ha aterrizado hace unos años también en el producto estrella de la gastronomía ibérica: el aceite de oliva extra virgen. 

Como si de packaging de perfumería se tratara, uno de los sectores más tradicionales e inmovilistas de nuestra industria ha explosionado volcando sobre los envases una importante parte de su presupuesto. No es tan extraño si tenemos en cuenta que, cada vez más, nos encontramos a un consumidor autocomplaciente y hedonista que busca productos exclusivos con los que premiarse y, claro está, como tales deben de presentarse ante él. Desde el punto de vista de las Almazaras, hay que ver la partida de diseño como una inversión y no como un gasto, ya que el packaging, como sucede en perfumería, representa una cuestión decisiva en la elección de la compra. La comercialización del aceite, en general, está cambiando su modelo de distribución; antiguamente la venta en formato a granel y garrafa era la tónica general. Actualmente la venta al detal está enfocada hacia un consumidor final ávido de nuevas propuestas.

Si está por Madrid, basta con darse una vuelta por la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero (www.pco.es), en la calle Mejía Lequerica nº 1 (yo así lo hice), para poder deleitarse viendo y “tocando” algunas de estas delicadas botellas. Mi amigo Pedro, experto en aceites y devoto confeso del buen diseño, le guiará encantado. Huelga decir que en internet podrá encontrarse con todo tipo de originales propuestas de packaging, tanto nacionales como de otros países ribereños del Mediterráneo.

Por hacer un poco más de análisis; actualmente y teniendo en cuenta el cambio de paradigma social y económico en el que estamos inmersos, nos podemos encontrar varios tipos de consumidores. A ellos debe enfocarse la imagen del aceite en función de lo que buscan: lo ecológico (les mueven valores humanistas), lo artesano (a la caza de lo tradicional), lo sofisticado (les encajan propuestas novedosas), lo simple (quieren cosas sin artificios), lo saludable (les gusta cuidarse), lo alternativo (persiguen experiencias extremas) y el ahorro (van la oferta). Esta segmentación por tipo de consumidor puede ayudar a enfocar el proyecto de diseño para su AVOE y está basada en un informe de el observatorio de consumo andaluz Surgenia. En mi opinión, no debe tomarse esta clasificación como un dogma, porque creo que los consumidores son más complejos y que a la hora de elegir en el lineal, el factor ambiental es también determinante en la decisión de compra. Pero si nos puede ayudar a definirnos conjugando estos grupos de dos en dos o de tres en tres (por ejemplo: lo ecológico, lo artesano y lo simple). Un consejo; prepárese un buen Storytelling, que sea honesto, para definir al aceite y a su diseño.

Como conclusión y a modo ilustrativo he querido seleccionar varios de los diseños de packaging que actualmente se presentan en el mercado. En mayor o menor medida, responden a los perfiles anteriormente señalados. Es una pequeña despensa que, espero, hará las delicias de neófitos e ilustrados.

*Artículo publicado originalmente por Roberto Quiñones para la revista www.origenonline.es