Packaging de chocolates: la dulce tentación

Son las 00:15, he cenado hace una hora aproximadamente y, como me sucede cada noche,  me entra un irrefrenable deseo de comer un pedacito de chocolate. Me dirijo a la nevera y allí me encuentro con lo que yo ya sé; un precioso estuche de bombones  de Cacao Sampaka (cortesía de quien bien me cuida). Es esta una pieza que alegra el paisaje del interior del refrigerador de la casa y que me inspira y da pie para abordar el artículo de este número.

Pienso en ello y llego a esta conclusión: la salud del diseño de envase en esta categoría de producto en España es buena. Como corresponde a un producto que se posiciona entre el gran consumo y el lujo accesible, la imagen de las marcas de este sector están bastante desarrolladas. Las presentaciones que se corresponden con marcas de gran consumo tipo Nestlé, Trapa, Valor, Lindt, etc… e incluso las marcas propias de las cadenas de distribución de origen alemán han adoptado una estrategia de imagen que bebe de las marcas de lujo accesible como Godiva, o algunas pertenecientes a cadenas especializadas como Chocolat Factory… Generalmente recurren a una estética aspiracional; que intenta subir un peldaño más en la escala de posicionamiento.

Como en otras ocasiones he recopilado una sucinta colección de diseños que me parecen interesantes e inspiradores. Esta selección no pretende ser un ranking ni yo el jurado de un concurso de diseño, pero seguro que alguno de ellos les llama la atención. ¡Vamos allá!

  1. Chocolate Concierge: Diseño desarrollado por el estudio de origen húngaro Anagraphic (www.anagraphic.hu). En mi opinión este diseño sublima un recurso que empieza a ser recurrente en muchos productos, que es la ilustración tipo lámina floral con el fruto del cacao, pero qu en este caso combinando con la estampación en oro funciona muy bien. Me atrae mucho el logo con la “C” en una especie de torsión imposible.
  2. Chocolat Factory. Vienen ya de largo los sencillos tubos de esta marca que lleva en su adn una fe fundacional en el buen diseño. Esta marca concebida y lanzada al mercado por Titus Ruiz, es un claro y manifiesto ejemplo de que un buen producto unido a un gran diseño es una asociación de éxito. Puedes localizar sus tiendas en ciudades como Tokio, Dubai o Lisboa, y por supuesto en varias ciudades españolas.  Le dirijo a su página web (www.chocolatfactory.com) para conocer su inspiradora historia, donde le recibirán con un cariño y una dulzura propias de una marca muy cercana.
  3. Nib More. Bellísima presentación de chocolate orgánico del estudio Pearlfisher (www.pearlfisher.com). Esta marca de chocolates de NY ofrece a sus consumidores un producto respetuoso tanto con los productores de origen, como con la salud de los primeros. Y esa impronta se ve muy bien reflejada en las delicadas manos que sujetan las onzas de chocolate y la acertada gama de colores elegida para sus variedades.
  4. Jeff de Brujes. Este clásico belga ha conseguido desarrollar un territorio de marca que funciona genial. Combina en su imagen el clásico tono chocolate con un azul turquesa que resulta de lo más vibrante. Es esta una marca que maneja muy bien su look & feel.
  5. Y por último he querido añadir la presentación de un chocolate mexicano que conocí recientemente en un viaje a EE.UU. y que creo que tiene un lenguaje gráfico muy especial: Taza Chocolate (www.tazachocolate.com) con un tono artesanal y un formato de tableta marca de la casa, esta marca te seduce al primer vistazo.

 

*Artículo publicado originalmente por Roberto Quiñones para la revista www.origenonline.es